Noche en que París se Vendió a la Luna

Arts & Culture

12 december 2019
Article
Auteur(s): Nicolas Rojas
This poem in Spanish titled "Night in which Paris sold itself to the moon" is a tale of passion, and only a few languages manage to capture such beauty better than Spanish.

by Nicolas Rojas Preciado

Arts & Culture Editor

You can also listen to Nicolas read out his poem in Spanish, as well as multiple other poems in different languages, in a podcast of our radio show on Art & Poetry recorded live on the 5th of December as part of our weekly The Voice on Radio! show at 5 pm every Friday in collaboration with Radio Scorpio (106 FM). You can find our podcasts online on podcasts.com, Mixcloud & Spotify

También puedes escuchar a Nicolas leer su poema, al igual que varios otros poemas en diferentes idiomas, en el podcast de nuestro programa de radio sobre Arte y Poesía grabado en vivo el 5 de diciembre como parte de nuestro programa semanal (The Voice on Radio!) cada viernes a las 5 pm en colaboración con Radio Scorpio (106 FM). Puedes encontrar el podcast en línea en podcasts.com, Mixcloud & Spotify.

Lejos de casa andaba como danzaba el viento,

Yo observaba, sí, bajo una farola desnuda.

Sus pasos ligeros eran rastros sin rastro,

La quietud, tranquilidad insoportable.


En la colilla, marchito el rojo de sus labios,

Rojo abstracto, leve, oscuro y difunto.

Sobre su abrigo ese olor a tabaco

Que se impregnaba denso, amargo.


De mi ciudad la soledad de las calles 

De luto infame se vestía al sereno,

Seríamos sombra en escondite visible

Los motivos de la infamia y la mentira.


Su mirada se perdía en los ojos devotos a ella,

ofuscaba el retrato de imprudente insensato,

En mis brazos ella sin ningún apuro, 

Esa humedad, complicidad del deseo.


Las luces se encendían en nuestros sentidos,

Y caían lágrimas, ácidas en su dulzura 

Sus manos sobre mi torso y las mías,

Se deslizaban en sus calles serenas.


Su cuerpo fue en sinfonía a mi roce,

La tez sobre mi impaciente pecho en sosiego;

Sus comisuras en mi tacto fueron pliegues,

Dobleces, senderos y arcos.


Observados por los cielos mediocres, 

Cautivados por los gritos mudos del asfalto,

Hicimos el amor esa noche, o esa misma noche

El amor nos hizo a nosotros.


Ensordecedora fue esa brevedad de luna menguante

En que el amante es más cuerdo que la cordura,

Ensordecedora fue esa brevedad de luna menguante

En que París se vendió a la Luna.